Crónica de la I Quedada Ludantia

Hace unos meses en Ludantia nos dimos cuenta que en Madrid, hasta el mes de junio de 2019 coincidían tres exposiciones que consideramos afines a nuestra asociación, inquietudes y trayectoria. Pensamos que podíamos escribir una reseña en la web, publicar en redes sociales para animar a visitar la exposición. Pero recordamos que el I Encuentro Playgrounds, surge precisamente al hilo de la exposición «Playgrounds. Reinventar la plaza» en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia, luego ¿por qué no retomar esta idea?. Pero también, queríamos informal, con el más tiempo para charlar, mantener el contacto y por útlimo sencillo de organizar. Así surge la I Quedada Ludantia, con la voluntad que se una a los formatos de encuentro y participación ya en marcha, los Encuentros Playgrounds, la Bienal Ludantia y la Expo Activa.

En conversación con los agentes interesados, fijamos fecha para el sábado 18 de mayo. Una vez lanzada la convocatoria pública, acordamos un horario y un esquema básico de recorrido. Comenzaríamos por la exposición de la Fundación March, a continuación seguiríamos con «Madrid, ciudad educadora 1898/1938. Memoria de la escuela pública» en el Museo de Historia de Madrid y si hubiera tiempo finalizar en Intermediae Matadero. Y finalmente así fue la primera muestra «El juego del arte. Pedagogías, arte y diseño», absorbió la mayoría del tiempo, quedando la visita a «Madrid ciudad educadora», justo a tiempo para finalizar la quedada con un aperitivo, y dejando «Paisaje para el juego. Un playground de Aberrant Architecture» como visita libre.

En cuanto a los contenidos de la exposición El juego del arte. Pedagogías, arte y diseño en la Fundación March, hay consenso que constituye un denso, amplio y variado repaso al juego en las vanguardias del arte. Sería imposible resumir la exposición, pero si podríamos quedarnos con la idea de que investigar sobre el juego en el arte, y por supuesto en la arquitectura, supone un recurso que en Ludantia tenemos muy presente, e invitamos a todos aquellos a profundizar. Por otra nos extrañaron dos asuntos de esta muestra, no tanto de las obras expuestas, sino de la imposibilidad de no hacer fotografías, que hubiera ayudado en este relato y también de la no posibilidad de jugar ni tan siquiera tocar esos juguetes y que tampoco estuviera disponible el catálogo, de hecho días después varios agentes comentaban en redes sociales esta situación. En general podríamos decir que nos quedamos con ganas de más y de volver, cosa que los agentes madrileños tienen más a mano, podrán dar cuenta.

Proyecto a2c, Miguel Sáez:

“Después de nuestra visita, he vuelto para volver a recorrerla y he comprado el catálogo para estudiarlo y gozarlo con mayor profundidad. Por supuesto que los autores expuestos son suficientemente conocidos, pero ahí está también, para mí, parte de su enorme atractivo ya que hay obras de muchos de ellos que se citan y se utilizan en clase. Así, la exposición se erige casi en un amplísimo catálogo de ideas y propuestas que de una u otra manera pueden trasladarse al aula o, cuando menos, servir como referentes para algunos de los proyectos desarrollados o a desarrollar en clase, bien en lo referente a libros de artista, bien a la vinculación entre arte y matemáticas, al diseño de tipografías o a cualquiera de los numerosos campos que la exposición toca.

Ana Isabel Garrido:

«La intención de poner en contexto la edad que tenían los diseñadores durante el tiempo de la aparición de la pedagogía de Friedrich Froebel me parecio muy acertada. Yo desconocía a este pedagogo, pero me resulto muy interesante conocer el sistema Kindergarten, y saber que era un estudiante de Pestalozzi. […] El desarrollo integral que hace a través de su sistema me parece increíble y realmente muestra un gran compromiso para que el niño se desarrolle completamente. […] Creo que de alguna forma, nos ha salpicado en nuestra niñez, a través de los juegos que propone y que han sido la base para el desarrollo de juegos educativos que todos hemos recibido en alguna ocasión»

[…] la exposición fluye a través de la clasificación de la forma de dibujar en 24 etapas. Me parece muy acertada como una parte de la exposición encaja en la otra y se pueden apreciar sus influencias, ayudando a comprender el origen de las vanguardias. […] Y es una gran fuente de información para seguir indagando en la pedagogía. La mención de la pedagoga sueca Ellen Key, me sorprendió gratamente, así como encontrar un libro de Ruskin entre los textos sugeridos.»

Entre la Fundación March y el Museo de Historia hay aproximadamente un recorrido de 30 minutos a pie. Si bien al inicio el recorrido, «perdimos» algunos compañeros y compañeras», atrapados por la exposición, fue este momento como habíamos planteado el momento para charlar, ponernos al día y conocer proyectos, y ya de paso comentar elementos de diseño urbano, señalar algún edificio relevante…

Ya en el Museo de Historia de Madrid, visitamos la exposición Madrid ciudad educadora 1898/1938. Memoria de la escuela pública, un repaso histórico a el periodo más significativo de las construcciones escolares en nuestro país, y que quizá todavía no se ha superado en cantidad y calidad. Tiene de relevante conocer las primeras normativas sobre espacios educativas, los equipamientos de las aulas, de altísimo nivel, y sobre como fue la vida en estos colegios a través de trabajos escolares, el mobiliario, horarios, etc. La segunda parte de la exposición, se centra en como afectó a las escuela de Madrid la Guerra Civil Española entre 1936 y 1938. El contraste entre ambas es más que dramático resulta injusto. Un impulso perdido, del que todavía nos sentimos deudores. Tampoco aquí hemos podido hacer fotos, ni comprar el catálogo…

Proyecto a2c, Miguel Sáez:

«La exposición “Madrid, ciudad educadora 1889-1938” resulta imprescindible para conocer y contextualizar el origen de nuestras escuelas, muchas de ellas herederas aún de las iniciativas puestas en marcha durante aquellos años. Cumple una maravillosa labor de concienciación y de puesta en valor de toda una época, es una reivindicación necesaria de nuestra historia.»

Marcela Ramón:

«Me resultó muy interesante constatar el esfuerzo que hubo en invertir en educación en esa época y como  la mayoría de los colegios públicos que se realizaron siguen funcionando como tal. Lo cual también indica el abandono posterior que hubo durante la dictadura franquista en la educación pública.

Me encantó ver  la cantidad de material que había para la experimentación y observación científica dentro de las aulas, ver como Madrid estaba en la vanguardia pedagógica.También había testimonios infantiles en dibujos y cuadernos, como investigadora de imágenes de infancia, destaco la presencia de la Guerra como punto final  de la exposición y el proyecto educativo.»

Al finalizar la visita, foto de grupo de rigor, aunque por despiste no salieron todas las personas que participaron. Los participantes fueron: Equipo Mico (Sandra Pintós y Elena Utrilla), Pez Arquitectos (Lucila Urda), Ana Isabel Garrido, Muda Arquitectura (María José Selgas y Federico Rodríguez), Ludolucum (Sara San Gregorio), Miguel Díaz, Alicia Prieto, Levindo Diniz, Proyecto a2c (Miguel Sáez), Elisa Rodríguez, Createctura (Marta Gelabert), Mezc.la (Blanca Franco y Francesco de Carlo), Cecilia Lemme, Acción Educativa – Enter-Arte (Antonia Macías y Pilar González).

La visita a la exposición Paisaje para el juego. Un playground de Aberrant Architecture en Intermediae Matadero, ha quedado ya a voluntad de cada uno de los participantes.

Sobre el formato, entre los asistentes se reconoce especialmente la posibilidad de encontrarse tranquilamente, cosa que no resulta fácil en los encuentros. De cara a próximas convocatorias, si parece necesario mejorar algunos temas de coordinación (salidas del grupo), de logística (lugar para comer o descansar) así como de organización del tiempo (muy ambicioso ver las tres exposiciones).

En definitiva, la pregunta importante es:

¿Dónde y cuándo será la próxima Quedada Ludantia? ¿Quién recoge el testigo?

Propuestas a eventos@asociacionludantia.org